AD+ viajar


La vivienda tradicional en Laos

Al recorrer Laos, un país rural, de escasos recursos económicos, con gentes de carácter tranquilo y ritmo de vida opuesto a la limítrofe Tailandia, me ha resultado interesante observar la arquitectura tradicional que se repite de norte a sur por todo el país.

La mayoría de las casas están construidas y siguen construyéndose en madera, elevadas sobre el terreno mediante la disposición de pilastras separadas del suelo para evitar su deterioro. Esta elevación obedece a mejorar las condiciones de vida durante las épocas de lluvias, separándose de la humedad. Las cubiertas, tradicionalmente de paja, han sido sustituidas por chapa metálica que garantiza la impermeabilidad sin la necesidad del constante mantenimiento.

Vivienda-tradicional-Laos

En la distribución de las viviendas, la orientación del dormitorio principal tiene una especial relevancia puesto que debido a las creencias tradicionales, mientras se duerme los pies no deben apuntar a la cabeza de ningún vecino. Por ello la disposición de las casas no es aleatoria y suele resultar bastante ordenada. Una configuración habitual es que las viviendas se agrupen en torno a un gran patio central donde se desarrolla la vida de la aldea.

Antaño las viviendas disponían de un acceso para los muertos. Cuando alguien fallecía el difunto pasaba de la planta superior a la inferior, enterrándose bajo esta y disponiendo el cuerpo en la dirección de las vigas maestras, perpendicular a la fachada principal de la edificación. Esto radicaba en la creencia de que los espíritus caminaban de forma lineal y el objetivo era que no regresasen a la vivienda. En la actualidad en planta baja ya no se realizan enterramientos, este espacio se utiliza como almacén de cosechas, madera para combustible, apeos de labranza y vehículos de transporte.

Una característica común en todas las viviendas es la presencia de las antenas parabólicas, dispuestas a nivel de terreno, se repiten por todo el país.

Viviendas-tradicionales-en-Laos

Aunque la mayoría de las viviendas siguen construyéndose de modo tradicional, la aparición del bloque de hormigón a supuesto una degradación de la armonía arquitectónica en muchas aldeas.

 


Tongkonan, viviendas tradicionales en Tana Toraja, Indonesia   ¡Actualizada!

Este pasado enero durante dos semanas he recorrido la isla de Sulawesi en Indonesia descubriendo paisajes sublimes, culturas sorprendentes y gente amable como antes no había conocido en ningún otro lugar, una extraordinaria lección de hospitalidad y respeto que recordaré de por vida.

En la región central de Tana Toraja, la población convive entre la modernidad y las tradiciones ancestrales. Las aldeas están compuestas de viviendas tradicionales denominadas Tongkonan, que sorprenden por sus curiosas cubiertas con forma de barco invertido realizadas en bambú, y sus elaboradas decoraciones cargadas de connotaciones espirituales y cosmológicas. Las viviendas son familiares e intransferibles y determinan el estatus social de sus familias.

Los rituales funerarios son muy importantes en la cultura Toraja y todas estas viviendas tienen una habitación destinada a alojar a los difuntos durante 1 a 3 años después de su muerte, mientras se preparan para realizar el viaje a la supuesta otra vida, acompañado de los espíritus de animales que se sacrificarán durante el funeral. Durante la estancia en la región, he asistido a un funeral en el que se sacrificaban más de 100 búfalos, lo cual me hace pensar como es que aún no se han extinguido.

En la actualidad, la gran mayoría de estas viviendas han sustituido el acabado vegetal de su cubierta por planchas metálicas, al igual que lo ocurrido en Ancares con las pallozas. A veces la modernidad se enfrenta con la tradición y el resultado no resulta del todo agradable, no obstante, aun con la cubierta de chapa, resultan construcciones sorprendentes, seguro disfrutareis visitando estas aldeas.

Albúm viaje Sulawesi, Indoneisa, enero 2013


Etiopía, un viaje a los orígines de la Humanidad

Quizás una de las pocas formas que tenemos para ayudar al tercer mundo sea viajar para conocerlo, aprender de sus gentes y depositar nuestro granito de arena a la economía del país.
Al descubrir Etiopía os sorprenderán sus maravillosos paisajes montañosos, verdes a rabiar, capaces de enamorarnos desde el primer instante, descubriremos grandes civilizaciones del pasado que lamentablemente nos indicarán que han vivido épocas mejores.
Etiopía, definido como cuna de la humanidad, supondrá un viaje al pasado que nos marcará para el resto de nuestras vidas futuras. Siempre llevaré un pedazo de este país conmigo.

Galería fotográfica del viaje

 


Viajar por países “peligrosos”, riesgo o placer? 1

          Ayer en el telediario escuche que los países más peligrosos del mundo se concentraban en Centroamérica, Honduras, El Salvador y Guatemala encabezaban la lista. Recordé con nostalgia y entusiasmo uno de mis últimos viajes a Latinoamérica, Guatemala, gentes entrañables y paisajes maravillosos. Lamentablemente la mala gestión y la avaricia de unos pocos ha desequilibrado una sociedad que no merece destacar por este triste record.

A pesar de las elevadas cifras de delincuencia, considero que Guatemala es un país que merece la pena ser conocido y disfrutado. Como suele ocurrir en todas partes, la delincuencia se concentra en las zonas más pobladas donde existen elevadas diferencias sociales, además la prensa siempre ejerce un influjo negativo en la opinión que tenemos de estos lugares, reflejando únicamente las noticias negativas y dándonos la impresión de que se trata de un país sitiado por vándalos y narcotraficantes. Si recorremos los barrios marginales de Madrid o cualquier otra ciudad española podremos comprobar que el teórico grado de seguridad del que gozamos en nuestra “avanzada sociedad” se desmorona.

Durante el transcurso de mi viaje, recorriendo el país de norte a sur, mochila a la espalda, los pocos momentos de peligrosidad que he podido vivir han surgido fruto de la curiosidad por descubrir barriadas marginales, evitable si no se tiene interés en ello.

Mi experiencia personal es que de todos los viajes que he hecho por el mundo, las únicas veces que me han robado, lamentablemente han sido en Europa. Y aun así, sabiendo previo al viaje que en Guatemala me fuesen a robar, considero que seguiría valiendo la pena el viaje.


Noruega, naturaleza deslumbrante 2

Si amas la naturaleza, Noruega es sin lugar a dudas uno de esos países que no deberías perderte; su clima extremo y el respeto de sus habitantes hacia la naturaleza y su entorno han permitido conservar vírgenes y deshabitadas grandes superficies del país, además de lograr una fantástica armonía arquitectónica entre las edificaciones y el paisaje.

Descubrir la parte más septentrional de Europa, adentrarte en impresionantes bosques, subir montañas, caminar por glaciares, navegar por los mayores fiordos del planeta, observar animales en su entorno natural, practicar la pesca en alguno de los innumerables ríos paradisíacos, conocer ciudades medievales, visitar alguna de sus maravillosas iglesias de madera Patrimonio de la Humanidad o aprender algo más sobre la cultura vikinga, pueden ser algunas de las actividades que te harán olvidar los precios de uno de los países más caros del planeta y lograrán que haya merecido la pena el esfuerzo.

A la hora de planear el viaje, afortunadamente hemos optado por la opción del coche, cierto que la mayoría de la gente que viaja a Noruega lo hace en viajes programados, recorriendo país en cruceros como el  Hurtigruten que recorre la costa desde Bergen a Kírkenes durante una semana. Viajar en coche permite descubrir el país más de cerca, la naturaleza, a sus habitantes y costumbres. No obstante si tienes ganas de ir en barco, no te preocupes que solo con los ferris que deberás de tomar en el transcurso normal de la ruta, tendrás suficientes dosis para saciarte. Cierto es que desde España el viaje en coche puede llegar a hacerse una pesadilla, por lo que hemos optado de volar hasta Oslo y allí alquilar un coche los días de estancia en el país, que ya de por sí es bastante grande para recorrer si no dispones de muchos días. Otra opción serían los medios de transporte públicos, aunque considerando lo poco pobladas que están algunas zonas, harán que el viaje se ralentizase excesivamente, dificultándonos el acceso a algunas zonas a las que no llegan los autobuses. También podríais probar haciendo autostop, aunque personalmente y en especial, en un país tan poco poblado no lo aconseje.

Para realizar este viaje disponíamos únicamente de 12 días en el país con lo cual, teniendo en cuenta las grandes distancias que existen de un extremo a otro, hemos optado por subir hasta el norte del país por el camino más corto (atravesando Suecia y el norte de Finlandia) los dos primeros días para luego bajar recorriendo Noruega con más tranquilidad. Por si a alguien le pudiese ayudar a planificar su viaje, a continuación describo día por día el recorrido que hemos realizado.

Día 1.- Llegada a Noruega. (230 Km)

El 22 de agosto volamos a Noruega con Ryanair, que opera en Rygge, 60 km al sur de Oslo. Se trata de un pequeño aeropuerto que nos facilitará el comienzo del viaje. En Noruega el precio de los alquileres de coches duplica los estándares europeos, por ello resulta importante saber que al volar con Ryanair,  Hertz aplica un 30% de descuento en sus tarifas. Un Toyota Yarís diesel durante los 12 días nos ha costado 475 € sin límite de kilometraje (importante, teniendo en cuenta el tamaño del país). Otro gasto a tener en cuenta durante el viaje será el combustible, en Noruega a pesar de ser una potencia productora de petróleo, el precio del carburante se incrementa un 40-50%. Por todo el sur del país, existen peajes situados en las entradas de algunas ciudades, en las pocas vías rápidas que existen en el país, en algunas carreteras nacionales sorprendentemente entre núcleos rurales, e incluso para atravesar algún puerto de montaña, resulta complicado evitarlos y además los vehículos de alquiler incorporan un dispositivo Autopass que al final del viaje cargará en tu tarjeta de crédito el importe total de los peajes, vamos que no tienes escapatoria.  

El primer día llegamos a Rygge a las 17:00 con las fuerzas algo mermadas tras 3 días en un festival de Bélgica, tomamos rumbo dirección Estocolmo y pocos kilómetros después de atravesar la frontera con Suecia, hacemos escala para recuperar energías en un camping 12 km antes de llegar a Karlstad.

Día 2.- Suecia. (1.462 Km)

Noruega 2010Un largo día de carretera atravesando Suecia de sur a norte hasta llegar cerca de Haparanda en la frontera con Finlandia, carreteras en muy buen estado, sin peajes y con innumerables áreas de servicio sorprendentemente equipadas, velocidades máximas de 110 km/h superiores a los 70-90 km/h de Noruega, gran cantidad de radares bien señalizados que nos disuadirán ante la tentación de superar los límites. Deliciosos paisajes de bosques de coníferas y lagos. A primera hora de la mañana pasamos muy cerca de Estocolmo, superamos con pena las ganas de descubrir esa extraordinaria ciudad, quedando pendiente para algún futuro fin de semana. Recordando viejos tiempos, recogemos un autoestopista alemán desde Hutaguten hasta Umeá y volvemos a recordar lo difícil de viajar por estos países de esta forma. Ya bien entrada la noche hacemos escala en un área de servicio.

Día 3.- Finlandia. (818 Km)

Otro día de ruta hacia el norte, atravesando la Laponia Finlandesa, buenas carreteras, sin peajes, parada en Rovaniemi para aprovisionarnos y pocos kilómetros al norte atravesamos el Círculo Polar Ártico, donde se encuentra un complejo turístico que incluye la casa de Santa Claus, con tristeza descubrimos que es un tío disfrazado y continuamos nuestra ruta. Comenzamos a ver renos en los bordes de la carretera, será un preámbulo de lo que nos espera en la Laponia Noruega, donde son los amos del país. Regresamos a Noruega por Karasjok y continuamos hacia Cabo Norte que se encuentra en una isla a la que se accede a través de un túnel de 8 Km cruzando bajo el mar a una profundidad superior a los 200 m. (peaje 192 Nok), llegamos Honningsvág a 22 km de Nordkapp donde pasamos la noche en camping (180 Nok). La mayoría de los campings que hemos encontrarado disponen de cocina con comedor, bien acondicionadas y por veces equipadas con utensilios, agradeceremos poder cenar a cubierto, desde el comienzo del viaje las temperaturas han bajado considerablemente.

Desde la entrada en Noruega, la vegetación ha ido transformándose de frondosos bosques a arbustos y en los últimos kilómetros, vegetación baja con paisajes similares a los que hemos visto en Islandia.

Día 4.- NordKapp. (559 Km)

A primera hora visitamos Cabo Norte, el acceso se realiza a través de un abusivo peaje de 245 Nok/persona, que suponemos por ser temporada baja se encontraba cerrado, permitiendo el acceso gratuito. En el interior se encuentra un complejo turístico también cerrado, aparentemente sin gran interés. Continuando la ruta, volvemos a atravesar el túnel (192 Nok) y comenzamos el descenso hacia el sur visitando Hammerfest y atravesando Alta. El paisaje comienza a transformarse, reaparecen los bosques de coníferas y la carretera se va rodeando de montañas, visitamos Øksfjord, un agradable pueblo de pescadores, avistamos los primeros glaciares y de regreso a la E6 nos instalamos en un camping próximo a la nacional, somos los únicos clientes; en esta época algunos campings ya se encuentran cerrados, sobre todo en el norte donde hay una menor afluencia de viajeros.

Día 5.- Tromsø. (764 Km)

Salida a primera hora hacia Tromsø, visita y almuerzo en la ciudad para continuar rumbo a Abisko una aldea en las montañas de Suecia con la intención de pernoctar allí, según cruzamos la frontera, comienza un paisaje rocoso más alpino, el tiempo empeora según nos adentramos, el pueblo no resulta de gran interés, retrocedemos hacia el buen tiempo, tomando rumbo hacia las Islas Lofoten, acampamos pasando Evenskjær, al borde del mar, en un sitio idílico junto a un precioso hotel de madera, (100 Nok).

Día 6.- Islas Lofoten. (328 Km)

4 islas formadas por escarpadas montañas, que unidas por puentes y túneles forman una barrera natural en el mar de Noruega, un paisaje impresionante salpicado de pueblecitos de pescadores, quizás sea lo que más nos haya sorprendido en este viaje, realmente recomendable, acordarse de vez en cuando de cerrar la boca y recuperar el aliento.  Al igual que en todo el norte del país, los colores, quizás por la posición del sol tan baja, tienen una intensidad fuera de lo normal y los contrastes de luz son espectaculares. Visitamos entre otros Å, un pueblo de pescadores donde las casas se apoyan con puntales de madera sobre las rocas y las calles son pasarelas de madera. Acampamos en Sørvagen próximos al ferry que nos llevará a las 6 de la mañana hasta Bodø en un recorrido de 3,5 horas (729 Nok).

Día 7.- Norland. (712 Km)

Etapa de transición en la que atravesaremos región de Norland alejándonos del norte del país. El ferry, aunque algo caro, nos permitirá disfrutar de la visión de las islas desde el mar y ahorrarnos más de 400 km. Desde Bodø tomamos dirección sur pasando por Salstraumen, donde 4 veces al día con los cambios de las mareas se produce el vaciado de un fiordo en otro, formando el remolino más grande del mundo, un curioso fenómeno que vale la pena observar, preguntar en alguna oficina de información por los horarios de las mareas.

Continuando la ruta, con algo de pena volveremos a atravesar el Círculo Polar Ártico, esta vez un complejo bastante más discreto que en Finlandia. A última hora, tras recorrer grandes bosques llegaremos a las proximidades de Trondheim donde acampamos a la horilla de un fiordo (200 Nok).

Noruega 2010 

Día 8.- Geirangerfjorden. (529 km)

Visitamos Tromdehim a primera hora y luego tomamos dirección hacia los famosos fiordos noruegos, una de las visitas de referencia para la mayoría de los que se acercan a Noruega. Desde Andalsnes hacia Geiranger recorremos una carretera de montaña llamada Trollstigen (la escalera del troll), durante la ascensión al puerto, en una de las numerosas curvas de 180º, un pequeño grupo de gente esperando, nos suena haberlo visto antes, tras un rato de espera, pasa un tipo volando, como un misil, impresionante, y al rato otro, que envidia de tirarse al vacío de esa manera y luego poder contarlo, se trata del salto base de Trollstigen, Chiflados de todo el mundo se acercan a intentarlo y muchos no regresan (lista de muertos en el intento). Siguiendo la ruta, cruzamos en ferry de Linge a Eisdal (85 Nok) y llegamos a Geiranger un pueblo al fondo de uno de los fiordos más bellos del pais, las vistas durante la aproximación son las imágenes que aparecen en todos los catálogos y revistas de viajes sobre Noruega. Continuamos el viaje hasta Stryn donde pernoctamos en un camping local (180 Nok).

Día 9.- Sognefjord. (504 km)

A primera hora de la mañana recorremos los 25 km que desde la carretera E258 nos conducen hasta Briksdal para contemplar de cerca del glaciar de Jostedalsbreen, lamentablemente la lengua del glaciar está bastante mermada y apenas se aprecia el hielo que en años anteriores llegaba hasta el pueblo, no obstante la carretera de aproximación está rodeada de paisajes extraordinarios. Pasando por Førde llegamos a Sognefjorden, que con más de 200 km de longitud constituye el fiordo más largo del planeta. Tras recorrer toda la orilla norte llegamos a Kaupanger después de ver hermosa  Iglesia de madera, tomaremos un ferry que nos llevará hasta Gudvangen, navegando durante hora y media a través del fiordo más estrecho del mundo Noergfjord (835 Nok), si bien este ferry turístico resulta algo caro, se puede evitar cogiendo el túnel de 27 km que separa Lærdalsøyri de Aurland aunque perdereis la experiencia de navegar por el fiordo con unas vistas impresionantes de las montañas que lo rodean.

Seguimos hacia el sur pasando por Yoss y acampamos a 12 km de Bergen (175 Nok).

Día 10.- Bergen. (341 km)

Conocemos Bergen un día lluvioso y nublado, como es habitual en esta ciudad, una de las localidades más lluviosas del país con 275 días de lluvia al año. Nos impresionan las construcciones de madera del barrio de pescadores. A medio día tomamos dirección hacia Sørfjorden vía Øystese y Brimes, (ferry 85NOk) pasamos por el famoso pueblo de Lofthus, las laderas de estos fiordos son menos escarpadas y están flanqueadas por praderas e infinidad de plantaciones frutales, a pesar del día lluvioso se aprecia un paisaje con colores extraordinarios. Llegamos a Rødal donde merece la pena acercarse para ver su iglesia de madera, y continuamos ruta hacia Sand donde pasaremos la noche. La increíble ruta de Rødal a Sand está repleta de túneles de todos los tamaños y formas, uno de ellos de forma helicoidal desciende una montaña como si de una rampa de un aparcamiento se tratase. Lo cierto es que observando el mapa de Noruega, la gran mayoría de sus carreteras presentan la línea verde de ruta paisajística, sin embargo todas las carreteras que hemos recorrido que no estaban marcadas con ese color, si cabe eran de las más impresionantes, claro ejemplo este último tramo. En numerosas ocasiones nos acordamos de nuestros amigos moteros y pensamos en lo mucho que disfrutarían recorriendo este país.

Prekestolen (roca del Púlpito)Día 11.- Prekestolen (355 km)

A medida que se acerca el final del viaje, con una cierta pena y  nostalgia, ralentizamos el ritmo y nos tomamos más tiempo para disfrutar de los placeres que nos aporta contemplar algunas maravillas de la naturaleza. Dirección hacia el sur siguiendo la N13 y pasando Hjermeland nos desviamos dirección Prekestolen, tras dejar el coche en un parking (80 Nok), durante algo más de una hora recorremos a pie los 4 km que nos separan de la cima de la montaña, donde disfrutaremos con las impresionantes vistas del paisaje y la sorprendente formación rocosa que a modo de “púlpito” cuelga sobre el vacío a una altura de 604 m sobre el fiordo. A medio día continuamos ruta cruzando en ferry a Lauuvvik (83 Nok) y atravesando el puerto del Sirdal (45 Nok) hacia Svartevatn, algo tarde pasamos junto a una pista que nos conduce a “Kjerag Bolten”, una piedra redonda que a mil metros de altura une dos paredes verticales,  necesitamos 3 horas para acercarnos a pie, apenados seguimos nuestra ruta hacia Dalen donde acampamos en medio del pueblo (155 Nok). Visitamos la preciosa iglesia de madera de Edidsborg y observamos uno de los barcos a vapor en funcionamiento más antiguos del planeta que surca los canales de Telemark.

Día 12.- Oslo. (345 km)

Tras un paseo por los alrededores de Dalen intentando ver alces, según nos contaron la tarde anterior nuestros vecinos de camping, seguimos ruta hacia Oslo y paramos en Heddal para visitar su impresionante Iglesia (otra de las 27 iglesias realizadas en madera de bjok con más de 900 años de antigüedad y declaradas por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad), continuamos ruta y llegamos a Oslo a media mañana donde callejearemos por la ciudad el resto del día. Almuerzo tradicional en conocido lugar de la ciudad y a media tarde ruta hacia el sur para acampar en el camping de Larkollen a pocos kilómetros del aeropuerto de Rygge (210 Nok), donde el día siguiente a media mañana volaremos de regreso a Coruña via Madrid.

Apenados y nostálgicos de tener que regresar, pero felices de la experiencia vivida regresamos al pueblo con el pensamiento en las próximas vacaciones invernales para las que ya hemos comenzado a barajar numerosos destinos.

Distancia total recorrida (en coche): 6.717 Km

Gastos totales: (1 Euro=7.9 Nok)

  • Vuelos: 280×2= 560 €
  • Alquiler automovil: 475 €
  • Combustible: 443 €
  • Peajes, ferrys y parkings: 322 €
  • Campings: 178 €
  • Comida y varios: 310 €

Gastos totales por persona: 1.116 €

Consejos útiles para el viaje:

  • Aprovisionarse en Finlandia antes de cruzar la frontera a Noruega, puesto que los precios en Finlandia son muy similares a los que nos encontramos aquí y una vez en Noruega todo pasa a costar casi el doble.
  • Llevar ropa de abrigo y un buen saco de dormir, aunque vayáis en verano las temperaturas durante la noche rondan los 5 º, con lo cual un mal saco hará que paséis unas noches algo espartanas.
  • El sol de media noche dura desde Mayo hasta finales de Julio, viajar a finales de Agosto como hemos hecho nosotros tiene la ventaja de que encontrareis muy poco turismo y los campings estarán bastante vacios, pero si pretendéis ver el sol de medianoche llegareis algo tarde. Las noches en Agosto son muy claras, el sol se pone bastante tarde, amanece muy temprano y durante toda la noche se mantiene el resplandor del sol en el horizonte. Si por el contrario lo que quieres ver son las Auroras Boreales, deberéis acercaros a Noruega a en Otoño o Primavera, cuando la temperatura no es excesivamente baja y la luz del sol desaparece por completo permitiendo observar este curioso efecto entre las 23:00 y las 2:00 de la madrugada.
  • A partir de mediados de Agosto comienza la temporada baja, con lo cual muchos campings cierran. Deberás tenerlo en cuenta a la hora de planificar tu viaje.
  • Prácticamente todos los Noruegos hablan inglés de forma muy correcta, con la ventaja de que se les entiende mejor que a los propios ingleses, con lo cual si piensas viajar y tienes tus conocimientos de inglés metidos en un baúl, desempólvalos, repasa un poco, pues con facilidad les sacarás bastante rendimiento.
  • Viajar con más días para poder trepar hasta la cima de alguna montaña o realizar cualquiera de las inmumerables actividades que se pueden practicar en el pais o sencillamente tomarse algún día de descanso disfrutando del entorno.

Galería fotográfica del viaje