Vivienda unifamiliar en Callobre, Oza dos Ríos


Esta misma mañana hemos terminado un nuevo proyecto en el estudio. Se trata una vez más de una vivienda unifamiliar, el tipo de encargo que ocupa la mayor parte de la actividad del estudio en los últimos años. La vivienda se ubica en una parcela situada en el sitio de Portelas, lugar de Callobre, parroquia de Cuiña, en el ayuntamiento de Oza dos Ríos, a poca distancia de A Coruña.

Los condicionantes con los que nos hemos encontrado a lo hora de afrontar el proyecto no difieren mucho de los habituales a la hora de plantearse el proyecto de una vivienda unifamiliar, la dimensión, forma, topografía y orientación de la parcela en la que se ubica y el programa que la propiedad necesita.

Se trata de una parcela de proporción más o menos alargada, elevada en su frente en 1,5 m sobre la carretera, y con una pendiente importante subiendo desde el lado oeste, la carretera, hacia el lado este. En su lado sur existe otro camino por el que se realizará el acceso a la parcela, aprovechando la igualdad de cotas en la parte superior y para colocar la vivienda en la parte más alta de la finca con el fin de aprovechar en lo posible las vistas hacia el valle que discurre por el oeste, liberando la mayor parte de parcela en esta orientación. En la zona por donde se produce el ingreso colocaremos una edificación auxiliar que dará cabida a la caldera de la vivienda y una zona para alojar una pequeña embarcación de la propiedad, dejando el espacio necesario para los coches entre esta edificación auxiliar y la vivienda.

Las necesidades de la propiedad influyen en este proyecto de forma, si cabe, más decisiva de lo habitual, al plantear dos tipos de necesidades, unas formales y otras programáticas. En lo que se refiere a lo formal plantean desde un principio que la vivienda deberá ser una vivienda con cubierta de teja a dos aguas y con aleros, descartando cualquier posibilidad de volúmenes planos o cualquier otro tipo de arquitectura de formas más arriesgadas. En cuanto al programa sus necesidades familiares obligan a plantear una vivienda con cuatro dormitorios, todos en planta primera, y una zona de estudio en planta baja, además de el resto de estancias necesarias, lo que supone proyectar una vivienda con bastantes estancias vivideras, pero a su vez intentando el mayor aprovechamiento posible del espacio para resolver el programa en la menor cantidad de metros posible, por un tema de presupuesto.

Intentamos resolver el proyecto con un aspecto exterior muy sencillo, de volumetría y acabados convencionales, tanto por los requerimientos formales previos como por razones de economía constructiva. Es en el interior donde utilizamos soluciones de distribución más actuales que nos sirven para conseguir esa economía de espacio y constructiva, aportando elementos que consideramos interesantes, como son el uso de puertas correderas de gran formato que facilitan la flexibilidad de los espacios, o elementos de diseño que hemos incorporado, como una escalera con una zanca metálica blanca en la que apoyan peldaños sin tabica de madera de roble y una barandilla de vidrio.

Vivienda unifamiliar en Callobre. Oza dos Ríos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *