Ventajas de la ventilación de doble flujo en vivienda unifamiliar


En artículos anteriores ya habíamos explicado las ventajas que supone la incorporación de un sistema de ventilación en nuestros hogares, obligatorio desde la entrada en vigor del Código Técnico, DB-HS3. Ahora, como una opción a tener en cuenta proponemos la  instalación de un sistema de ventilación de doble flujo, cuya diferencia fundamental radica en que el aire procedente del exterior se intercambia con el aire que extraemos del interior de la vivienda, recuperando gran parte de las calorías de este, con el consiguiente ahorro energético.

Ventilación doble flujo “Siber”, esquema tomado de la instalación de una central VCM DF Max

Entre las ventajas de la ventilación e doble flujo, podemos destacas las siguientes:

  • Confort térmico, en invierno evitamos la entrada de aire frío del exterior al recuperar las calorías del aire extraído para precalentar el nuevo, mientras que en verano enfriamos el aire procedente del exterior intercambiándolo con el que expulsamos.
  • Aire purificado, el sistema filtra el aire procedente del exterior, eliminando el polen y contaminación, garantizando una optima calidad del aire.
  • Insonorización, se reducen los ruidos producidos por las entradas de aire de fachada, al sustituirlas por la red de impulsión, mejorando el aislamiento acústico de la vivienda.
  • Ahorro en calefacción, la recuperación de hasta el 92% de la energía del aire extraído logra un ahorro energético de próximo al 20 % en calefacción y refrigeración.
  • Mejora de la calificación del certificado energético, el ahorro de consumo que supone la instalación del sistema conlleva una mejor clasificación del certificado energético, con la consiguiente revalorización de nuestra vivienda.

Como inconveniente fundamental podemos destacar el incremento de coste de la instalación al tener que incrementar el número de conductos e instalar maquinaria más cara. Para una vivienda unifamiliar de tamaño medio supondría un incremento de próximo a 2.000€ con respecto a una ventilación clásica (extrayendo aire de locales húmedos y entradas de aire directas del exterior mediante rejillas dispuestas en los ventanales de los locales secos).

El diseño de la vivienda deberá permitir realizar todas las canalizaciones de aire bien por falsos techos, recrecidos, bajocubiertas, trasteros,… nosotros aconsejamos utilizar conductos rectangulares 200×60 mm de PVC, equivalentes a Ø125, que facilitarán su instalación bajo recrecidos y falsos techos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *