Elección de la pintura para fachadas exteriores 1


A la hora de pintar la fachada exterior de una vivienda, surgirá la duda de cuál es la pintura más adecuada, puesto que en el mercado existen una gran cantidad de marcas y cada una cuenta con una amplia gama de revestimientos y acabados que dificultan la elección.

Las características que hemos de exigir a una pintura para exterior serán fundamentalmente la adherencia al soporte, la transpirabilidad y permeabilidad al vapor de agua, la impermeabilidad al agua de lluvia, el poder cubriente, la acción anticarbonatación, la capacidad de evitar la formación de hongos, la estabilidad del color, que sean lavables,… y a la hora de la elección tendrá especial importancia el soporte y su estado, la ubicación y las condiciones climatológicas de la zona.


Existen innumerables tipos de pinturas para exteriores, de los cuales podríamos destacar básicamente 3 grupos:

  • Revestimientos pétreos, formados a base de copolímeros acrílicos, presentan un alto coeficiente de impermeabilidad, transpirabilidad, buena cubrición, y sobre todo una elevada relación calidad/precio. Requiere al menos dos aplicaciones.
  • Pinturas epoxi, se trata de revestimientos monocomponetes formados por una capa base de resinas elastoméricas o vinílicas y cargas granulométricas, con gran calidad y un precio más elevado que los revestimientos pétreos. Presentan excelentes propiedades impermeables, resistentes a impactos, con una gran elasticidad, buena adherencia y elevada estabilidad del color, requieren una sola aplicación.
  • Pinturas al silicato, formadas por una base de silicato potásico, que mediante de una reacción química se fusiona con la base formando una unión mineral insoluble con el soporte denominada silicificación. Las ventajas principales son la gran durabilidad, escasa tendencia al ensuciamiento y la alta permeabilidad al vapor de agua. Presentan una gama limitada de colores y menor impermeabilidad al agua de la lluvia. Su uso está menos extendido y si elegimos una pintura al silicato de calidad, no resulta económica.

Previo a la aplicación de la pintura y con posterioridad a la limpieza del paramento, si es necesario, se deberá regularizar la superficie a base de una capa niveladora y sobre esta aplicar un tratamiento del soporte para permitir la adherencia al mismo. Tanto la capa niveladora como la imprimación deberán estar recomendadas por el fabricante.

A la hora de pintar hemos de tener en cuenta la climatología, evitando realizar los trabajos con temperaturas inferiores a 5 º o superiores a 35º, en tiempo lluvioso, fuertes vientos o a pleno sol. Se tendrá especial cuidado en comenzar el pintado por la cara contraria a donde da el sol, pintando siempre en las caras frías. El pintado deberá comenzarse siempre por la parte superior de la fachada, bajando según se valla pintando, siguiendo el orden de derecha a izquierda.

Si el soporte presenta riesgo de aparición de fisuras, recomendamos el empleo de una pintura epóxica por su elevado grado de elasticidad y/o la inclusión de un armado formado por un velo de fibra de vidrio bajo esta.

Si la vivienda se encuentra en una zona con una elevada pluviometría, desaconsejamos la pintura al silicato por su menor impermeabilidad.

En todo caso, el empleo de una buena pintura será la mejor garantía para mejorar la durabilidad, reducir decoloraciones, evitar filtraciones de agua, eliminar posibles condensaciones interiores por falta de transpirabilidad, facilitar la limpieza y evitarnos tener que volver a pintar en un periodo de tiempo reducido. Una buena pintura debería resultar inalterada a la vista durante al menos durante 15/20 años.


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Una idea sobre “Elección de la pintura para fachadas exteriores

  • Javier

    Beunos días!!!

    Querrias preguntarles que presupuesto debería manejar para poder pintar una fachada de un edificio de unos 200m2 o que presupuesto manejar para la pintura