Proyecto vivienda en Curtis


Estamos desarrollando el proyecto de una vivienda en Curtis, se trata de una edificación donde se ha primado la funcionalidad, racionalizando el sistema constructivo y estudiado minuciosamente las instalaciones de ventilación y climatización al objeto de garantizar la estabilidad térmica con un gasto energético muy reducido.

La vivienda se adapta a la forma de la parcela generando dos zonas diferenciadas, día y noche. Se proyectan grandes ventanales en cocina y estudio, protegidos mediante viseras que impiden la incidencia del son en épocas estivales y permiten la entrada del sol durante el invierno, aportando calor al interior de las estancias. En el salón-comedor se proyecta un gran ventanal que también aporta calor, mediante la instalación de un toldo exterior motorizado se protege de la incidencia directa del sol cuando no interesa.

En el interior se proyectan espacios diáfanos divisibles mediante paneles correderos, logrando una mayor sensación de espacio. Se dispone un panel corredero que permite independizar la cocina del comedor, este mismo panel también permite separar el salón del recibidor, logrando de este modo aislar acústicamente el salón de los dormitorios. Se propone una cocina en isla, abierta a la parcela mediante un gran ventanal, desde la misma se prevé un acceso directo al recibidor y a la lavandería.

Al objeto de optimizar la superficie construida de la vivienda, se diseña un estudio aprovechando el pasillo de acceso al dormitorio principal, logrando reducir la sensación de longitud del pasillo y aportando luz al mismo.

Se proyecta un garaje cubierto, abierto a la parcela y adosado a la vivienda. Desde el garaje se accede a la lavandería-despensa mediante una puerta de servicio y se proyecta un cuarto de máquinas separado de la vivienda así como un pequeño almacén para alojar utensilios de mantenimiento de la parcela, bicicletas, etc… Tanto la propia superficie del garaje como la zona descubierta para maniobra de los vehículos generan una superficie dura dentro de la parcela que permite ser utilizada como zona de juegos.

Hemos optado por realizar un cerramiento exterior basado en muros y losas de hormigón en fachada y cubierta, disponiendo una envolvente térmica continua por el interior mediante trasdosados y falsos techos de pladur, con aislamientos de lana mineral y poliestireno extrusionado con espesores totales de 11 cm en suelo, 12 cm en paredes y 12 cm en techos. Al utilizar muros de hormigón de 18 cm de espesor en las fachadas, logramos reducir de forma muy elevada la transmisión térmica del cerramiento exterior, así como mejorar las condiciones acústicas.

La carpintería exterior, al ser de gran tamaño, puede suponer una fuente de importante pérdida de energía, por ello se tiene especial cuidado a la hora de elegir las calidades; se proyectan acristalamientos dotados de bajos emisivos y cámaras rellenas con argón, las perfilerías de aluminio con rotura de puente térmico y una reducida transmisión térmica.

Se proyecta la instalación de una ventilación de doble flujo flujo que asegura la calidad del aire interior al extraer el aire viciado de las estancias húmedas (cocina, baños y lavandería) y aportar aire nuevo filtrado al interior de las estancias secas (dormitorios, salón-comedor, estudio). Mediante un intercambiador de calor con un rendimiento del 95 %, en invierno recuperamos el calor del aire viciado que expulsamos, ayudando a mantener la temperatura en la vivienda y en verano el aire que entra se enfría gracias al aire viciado expulsado, evitando el calentamiento de la vivienda. El filtrado del aire introducido en la vivienda preserva la salud de los ocupantes al eliminar los contaminantes del aire exterior (partículas finas, polen, bacterias,…). Para realizar esta instalación se disponen canalizaciones de aire en tubería de PVC de sección rectangular oculta bajo el falso techo.

Como sistema de calefacción hemos optado por la aerotermia, aportando la energía al interior de la vivienda mediante la instalación de un suelo radiante por agua.

Para la elección de los materiales de acabado se opta por materiales muy resistentes con una elevada longevidad, en suelos interiores se opta por un gres porcelánico en todas las estancias y en el exterior un hormigón pulido tanto en zona de maniobra de vehículos como en porches y losetas del acceso peatonal, en el resto de la parcela se plantará césped.  En la fachada exterior, el muro de hormigón se mantiene visto en la zona del garaje, en el resto de la vivienda se trata con un mortero acrílico color blanco. Las viseras del acceso, estudio y cocina también se mantienen en hormigón.

Para realizar el diseño de la vivienda se han tenido especial cuidado en 3 condicionantes, la economía, la funcionalidad y la estética, en este orden de importancia, intentando que ninguno de dichos factores se viese perjudicado. El resultado nos parece muy interesante como vivienda sostenible de reducido coste.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *