Vivienda unifamiliar, ¿una o dos plantas?   ¡Actualizada!


Una de las dudas más habituales que surgen cuando se desea construir una vivienda es si hacerla en planta baja o en dos plantas. A continuación se exponen los distintos condicionantes que pueden llevar a un tipo u otro de construcción, así como se comentan las ventajas e inconvenientes de cada una de las opciones.

¿Vivienda en una o dos plantas?

Existe una imagen cultural que asocia una casa grande a un síntoma de estatus y posicionamiento social, lo que en numerosas ocasiones conlleva a construir en dos o más alturas para que la vivienda tenga una elevada presencia desde el exterior, transmitiendo supuestamente una imagen de riqueza y prosperidad. En la actualidad, en Reino Unido las viviendas en planta baja tienen precio de venta inferior por metro cuadrado, pues se asocian a viviendas de obreros, denominándose despectivamente bungalows.

En nuestra opinión la elección debería basarse en criterios más coherentes que apunten a una mejora de calidad de vida sus usuarios, respeto de la naturaleza e integración con el entorno. Lo ideal será que la vivienda aparente pequeña desde el exterior y grande desde el interior.

Factores a tener en cuenta para la elección:

Tamaño de la parcela. Una parcela pequeña puede condicionar la necesidad de construir en dos alturas para liberar espacio que permita el disfrute de la misma.

Pendiente de la parcela. Una parcela con una pendiente elevada nos obligará a construir en varios niveles para adaptarnos al terreno.

Vistas. En numerosas ocasiones construir una segunda altura nos permitirá disfrutar de vistas que desde planta la baja no se tendrían.

Coste. Se suele considerar que el coste de una vivienda en dos alturas es menor que construir en planta baja, puesto que cimentación y cubierta tendrán una menor superficie, sin embargo, en nuestra opinión la diferencia en el coste de construcción no resulta tan evidente. Si tenemos en cuenta que para construir en dos alturas hemos de disponer una escalera, que resulta uno de los elementos de coste por metro cuadrado más elevado de la construcción, además la escalera nos obligará a ampliar las superficies de distribución de la vivienda. Por otra parte en numerosas ocasiones, construir en dos alturas nos obligará a disponer un baño más para tener del servicio de baño en ambas plantas. Por nuestra experiencia, se podrá lograr un ahorro económico construyendo en dos plantas únicamente cuando se trate de una vivienda de superficie elevada.

Ventajas e inconvenientes de ambas soluciones:

Planta baja, ventajas. La ventaja fundamental de construir en planta baja es la accesibilidad. En numerosas ocasiones habremos escuchado “si me volviese a hacer una casa, sería en planta baja”, subir y bajar escaleras, a una edad nos puede resultar indiferente, sin embargo con el paso del tiempo puede volverse un factor que empeore nuestra calidad de vida, igual ni siguiera tendremos que esperar a hacernos mayores, una simple lesión temporal podría hacernos lamentar vivir en dos alturas.

Otra de las ventajas de una construcción en planta baja es la interacción entre estancias y parcela, es decir, todas las estancias estarán la cota del terreno mejorando la comunicación física y visual entre el interior la naturaleza exterior.

Planta baja, inconvenientes. Para construir en una altura necesitaremos disponer de una parcela de mayor superficie y con una pendiente reducida, el tamaño de la parcela supondrá una inversión más eleva. Habrá zonas donde el elevado coste del terreno resulte un claro inconveniente para construir en una altura.

Dos plantas, ventajas. En muchas ocasiones, construir en dos plantas supondrá lograr mejores vistas desde la primera planta. En parcelas inclinadas, construir en varias alturas supondrá un mayor aprovechamiento del terreno. Por último, en viviendas con una superficie elevada, este tipo de construcción supondrá algo de ahorro económico.

Dos plantas, inconvenientes. El inconveniente fundamental de construir en dos alturas será la peor accesibilidad, que con el tiempo podrá suponer un valor negativo a tener en cuenta.