suelo radiante


Pavimento de madera sobre suelo radiante

Por todos son conocidas las virtudes estéticas y de confort de los pavimentos de madera, sin embargo, cuando prevemos instalarlo sobre suelo radiante surgen dudas sobre la idoneidad de este tipo de pavimento debido a la mayor resistencia térmica que presenta frente a otros  pavimentos, sustituyendo muchas veces la madera por un porcelánico que la imite. Nosotros que no somos muy partidarios de las imitaciones, consideramos que si lo que se desea es instalar un pavimento de madera sobre un suelo radiante, prestando especial atención a la elección de la misma y a la colocación, podremos reducir al mínimo la perdida de rendimiento energético y garantizar la durabilidad del pavimento de madera.

Para evitar problemas futuros recomendamos tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Previo a la instalación se garantizará que la solera no supere el 2% de humedad, para ello se deberá utilizar el propio sistema de calefacción mediante su encendido de forma gradual durante 2 días y su mantenimiento a 2/3 de su temperatura máxima durante 3 días. El pavimento se instalará una vez enfriada la solera y en un plazo inferior a 48 horas para impedir que la solera vuelva a absorber humedad.

La madera, adherida al soporte o flotante, no deberá presentar un espesor superior a 15 mm., si nos decidimos por un parquet flotante deberemos optar por un sistema laminado que nos garantice la estabilidad dimensional, evitando torsiones ante los cambios de temperatura y humedad. En todo caso se deberán elegir maderas con una elevada densidad pues presentan una menor resistencia térmica. Los fabricantes de parquet suelen tener modelos aptos para instalar sobre suelos radiantes.

Para proceder a la instalación, la madera deberá presentar un máximo del 7% de humedad y la humedad relativa ambiental no superará el 60%.

Si se opta por un parquet pegado, se deberán instalar formatos de dimensiones reducidas, el parquet industrial suele funcionar muy bien. Para su fijación al soporte se utilizarán adhesivos exentos de agua, poniendo especial cuidado en la aplicación del adhesivo, realizándola con espátula dentada y evitando la formación burbujas de aire.

Si se instala un parquet flotante recomendamos el empleo de una base insonorizante de al menos 1,5 mm de espesor con una barrera de vapor de aluminio en la cara superior que repartirá el calor uniformemente sobre la madera. El modelo”Silent Enery DS” de Haro, con una resistencia térmica de tan solo 0,004 m² K/W, mejora considerablemente el rendimiento del suelo radiante. Los instaladores suelen proponer el empleo de cartón ondulado de embalaje, claramente más económico, nosotros lo desaconsejamos por presentar una mayor resistencia térmica, mayor capacidad de absorción de humedad y consiguiente deterioro, así como una menor resistencia a compresión. (más…)


Instalación de fontanería bajo el suelo radiante 1

Por todos son conocidas las ventajas del empleo de un suelo radiante como medio de transmisión del calor en un sistema de calefacción, sin embargo una cuestión que inquieta a muchos es la necesidad que surge habitualmente de instalar tuberías de fontanería bajo este suelo radiante, pues no siempre se dispone de falsos techos que nos permitan realizar la distribución de fontanería por el techo de las estancias.

Estas tuberías de fontanería habitualmente se instalan junto con las canalizaciones de electricidad y saneamiento, cubriéndose con un primer recrecido de mortero, sobre el cual se dispone un aislamiento térmico, el sistema radiante y un segundo recrecido que actúa de transmisor térmico, sobre el cual se dispone el pavimento. Cabe pensar que una futura avería de la tubería bajo el suelo radiante sería muy difícil de localizar y su reparación supondría realizar grandes destrozos. Al objeto de reducir la posibilidad de que se produzcan futuras averías, consideramos que el empleo de tubería multicapa Pex-Al-Pex calorifugada y la disposición de colectores de distribución, minimizará enormemente las posibilidades de averías. La tubería se instala de forma continua entre el colector y cada aparato, sin realizar ningún tipo de unión entre ambos.

Consideramos que la tubería multicapa Pex-Al-Pex proporciona un gran número de ventajas con respecto a otras tuberías que se están utilizando en la actualidad garantizándonos:
Una mayor durabilidad que otras tuberías
Gran resistencia y elevada capacidad de doblado en radios de hasta 8 cm
Resistencia a altas temperaturas, presión, corrosión y fuego.
Superficie interior muy lisa que reduce la resistencia al flujo de los fluidos.
Conductividad térmica menor que las tuberías metálicas, ahorrando costes en materiales aislantes. Habrá de tenerse en cuenta que esta tubería es mas aislante que la metálica aunque no evita la necesidad de calorifugarla mediante la disposición de coquilla.

El empleo de tubería multicapa con colectores de distribución nos aporta tranquilidad y confianza en que no se produzca ningún tipo de avería en las tuberías durante la vida útil de la edificación.


Suelo radiante, sistema económico, limpio y saludable, un paso hacia la arquitectura sostenible. 8

Cuando hablamos de suelo radiante, fundamentalmente consideramos dos tipos de instalaciones, la eléctrica, ya sea hilo o folio radiante y la de tubo de agua. El suelo radiante eléctrico lo recomendamos más para pequeños locales ó rehabilitación de vivienda donde estamos limitados en espacio.

Si uno de nuestros objetivos es lograr la construcción de vivienda sostenible, consideramos más interesante el empleo de suelo radiante por agua, que teniendo en cuenta que su menor consumo y la posibilidad de empleo de energías renovables nos permitirá amortizar su instalación.

Cada vez es mayor el número de nuestros clientes que acaban instalando suelo radiante en sus viviendas. Si bien en algunos casos puntuales no recomendamos su empleo, por lo general nuestro criterio es la instalación de este sistema de transmisión de calor puesto que las ventajas que nos aporta son muy superiores a los inconvenientes que se nos pueden ocurrir, casi todos remediables.

Ventajas:

Posibilidad de empleo de energías alternativas. Al funcionar con bajas temperaturas nos posibilita el empleo de energía solar o cualquier otra energía renovable que surja en un futuro.

Reducción o eliminación de las temperaturas excesivas de paredes y techos, logrando un ahorro de energía en la vivienda.

Estética y liberación de espacios en la vivienda.

Mayor limpieza de paredes. Los radiadores tradicionales, generan corrientes de aire por convección que acaban ennegreciendo las paredes en la parte superior de los radiadores.

El suelo radiante al no generar corrientes de aire por trabajar con bajas temperaturas evita problemas de salud en personas alérgicas o asmáticas al no remover el polvo.

Posibilidad de utilización como sistema de enfriamiento en verano, haciendo circular agua fresca en lugar de caliente y evitando que se reseque el ambiente como ocurre en un sistema tradicional de aire acondicionado.

Distribución ideal del calor. Teniendo en cuenta que el calor en los pies produce bienestar mientras que a nivel de la cabeza lo contrario, se considera que la calefacción por suelo radiante es la que más se acerca a la distribución ideal de temperaturas. En otros tipos de sistemas de calefacción la temperatura del suelo es inferior a la del techo, provocando una acumulación de calor donde menos se necesita y los conocidos dolores de cabeza por exceso de calor.

Distribución uniforme del calor, eliminando las zonas fías o excesivamente calientes y generando una emisión de calor muy uniforme en toda la vivienda.

Se trata de una instalación silenciosa al no existir aparatos mecánicos en el interior de la zona habitable de la vivienda.

La gran inercia térmica nos permite mantener la zona habitable caliente o fría durante un prolongado periodo de tiempo en caso de producirse un fallo en el sistema, ya sea una avería o un corte de suministro de energía.

En cuanto a la seguridad, teniendo en cuenta que se trabaja con temperaturas muy inferiores a los radiadores tradicionales, se evitan quemaduras por contacto con los mismos, así como golpes con las esquinas.

Desventajas:

El mayor coste inicial de la instalación, supone uno de los factores más determinantes a la hora de descartar este sistema (de 3.000 a 4.000 euros más que un sistema tradicional de radiadores, para una vivienda unifamiliar de dimensiones medias), aunque deberá tenerse en cuenta la amortización con el paso del tiempo, es indudable que de partida supone una mayor inversión.

El Incremento del espesor del pavimento puede llegar a ser un problema si contamos con una altura limitada.

El incremento de peso que supone el recrecido de mortero puede llegar a ser un problema en las obras de reforma que no han sido calculadas para soportar grandes cargas.

La inercia térmica que genera puede desaconsejar el uso de este tipo de calefacción en segundas residencias, en las que se produzca un uso puntual de la instalación (fines de semana).

En viviendas de dimensiones muy pequeñas, el empleo de este tipo de sistemas conlleva un tiempo de amortización más elevado, desaconsejándola en algunos casos.

No se recomienda la instalación de determinados pavimentos como maderas gruesas, PVC o cualquier pavimento aislante.

Existe la falsa creencia de que el suelo radiante produce varices; si consideramos que este tipo de instalación funciona con agua a baja temperatura, (el agua circula por los tubos entre 35 y 45 ºC, el suelo se mantiene entre 20 y 28 ºC y el ambiente entre 18 y 22 ºC) podemos afirmar que la temperatura del suelo no ocasiona ningún prejuicio a nuestro organismo. Quizás alguna instalación de suelo radiante mal ejecutada funcionando a temperaturas muy altas a llevado a difundir dicha creencia.

También algunas personas consideran que al ser una instalación enterrada bajo el pavimento, cualquier tipo de avería podría ser catastrófica a la hora de realizar una reparación. Cierto es que todas las instalaciones deberán ser testeadas previamente al tapado de las tuberías, y que de existir alguna fuga sería solventada previamente, con lo cual todas las averías que pudiesen producirse serian fruto de una actuación directa y puntual sobre la tubería, con lo cual estaría localizada.  Un factor importante será que la instalación sea realizada por profesionales con experiencia en la realización de este tipo de instalaciones.

Por todo ello consideramos que el suelo radiante es un sistema económico, limpio y saludable recomendando su instalación en la mayoría de las viviendas.