arquitectura sostenible


Centro Tecnológico en Vigo

Os presentamos hoy un proyecto en el que llevamos trabajando los dos últimos años. El trabajo comenzó al presentarnos al concurso de ideas convocado por la propiedad y continúa a día de hoy, tras ganar el concurso y conseguir el encargo, con la construcción del edificio, cuya finalización está prevista para el próximo verano.

Se trata de un proyecto para la reforma y ampliación de una nave industrial existente para convertirla en el centro tecnológico de una multinacional americana, dedicada a la fabricación de piezas en el sector de la automoción, asentada en Vigo desde hace varios años y que, dadas sus previsiones de crecimiento, necesita ampliar sus instalaciones con este nuevo edificio en una parcela colindante a su asentamiento actual.

140-13-Comparativo 01 web

El reto del proyecto consiste en convertir la nave industrial existente, de una superficie aproximada de 1.000 m² en un centro tecnológico de unos 1.800 m², que albergará un programa bastante complejo, al tratarse de un edificio en el que convivirán dos usos claramente diferenciados, por un lado el de centro de ensayos de las piezas que fabrica la empresa y por otro lado el uso de oficinas, que ocupará la mayor parte del edificio, para dotarlo del espacio necesario que dará cabida a los más de 90 ingenieros que trabajarán en el edificio una vez esté en funcionamiento. Se trata de dos usos muy diferentes, uno industrial y otro de oficinas, y aunque la superficie que ocupará el industrial es muy inferior a la ocupada por el de oficinas, condicionará todo el edificio por muchas razones, pero principalmente por el hecho de que las actividades que en él se desarrollan son altamente ruidosas, lo que convierte el acondicionamiento acústico en un tema trascendental. (más…)


Cubiertas ajardinadas, un paso hacia la sostenibilidad

Normalmente el empleo de cubiertas ajardinadas se asocia a edificios con un cierto carácter de experimentación, en las que el coste resulta más elevado puesto que se engloba dentro de lo que en los últimos años viene a definirse como “arquitectura bioclimática”. Sin embargo, no nos engañemos, este tipo de cubiertas ya ha sido utilizado por nuestros antepasados en la construcción de viviendas que hoy en día denominamos tradicionales,  podremos encontrar ejemplos por todo el mundo.

Aunque todos podríamos enumerar alguna de las muchas ventajas que nos aporta la instalación de este tipo de cubiertas: aislamiento térmico y acústico, retención de agua de lluvia, mejora del clima urbano,  producción oxigeno y absorción de CO2 reduciendo la contaminación, limpieza del aire filtrando partículas de polvo y suciedad,  incombustibilidad, protección de la impermeabilización, estética,…, todo el mundo tiene claro que optar por una de las múltiples soluciones de cubierta ajardinada, hoy en día supondrá un incremento directo del coste de construcción, bien por la necesidad de reforzar la estructura de cubierta, y/o el incremento que supone la implantación del sistema, algo más elevado que el de una cubierta tradicional.

Sección cubierta vegetalRecientemente hemos incluido en un uno de nuestros proyectos una solución de cubierta ajardinada extensiva (Sedum Tapizante Zinco), es decir: diseñada con carácter ecológico y sostenible, disponiendo de plantas que responden a la condición de bajo mantenimiento, con sistemas radicales de poca profundidad, buena capacidad de regeneración, sin raíz pivotante y 50 cm de altura máxima de crecimiento. Su capa de sustrato tiene un espesor entre 4 y 15 cm, y la masa superficial de la capa de sustrato y la capa de vegetación no suele superar los 120 kg/m².

En nuestro caso se trata de una cubierta plana sobre un forjado de hormigón existente, la elección de una solución de cubierta extensiva ha eliminado el sobrecoste de refuerzo de la estructura, puesto que el incremento de carga con la cubierta saturada de agua es de 120 Kg/m², peso asumible por la estructura existente e inferior al que supondría instalar sobre la impermeabilización de cubierta, una protección compuesta por una capa de grava de 8 cm de espesor con un peso 136 kg/m². Económicamente la implantación de esta solución de cubierta ajardinada supondrá un incremento de entre 50 y 60 €/m², amortizable mediante ahorro energético en calefacción en un plazo de entre 8 y 12 años, aunque se deberá tener en cuenta que la mayoría de las ventajas no se pueden valorar económicamente.

Siguiendo las pautas actuales, si la construcción continúa avanzado en hacia la sostenibilidad, no dudaremos que en un futuro próximo, la mayoría de las edificaciones en núcleos urbanos estarán resueltas mediante cubiertas vegetales.


El empleo del corcho como aislamiento en la construcción 9

En la actualidad la mayoría de los aislamientos utilizados en la construcción son de procedencia sintética, tales como poliuretanos, poliestirenos extruidos, fibras de vidrio,  lanas de roca, … las elevadas capacidades aislantes de estos productos los han  llevado a convertirse en los aislamientos habituales dentro del proceso constructivo. Sin embargo hasta hace bien poco habíamos obviado las características negativas del empleo de estos aislamientos, así como el impacto medioambiental y el gasto energético que supone su fabricación y posterior destrucción. 

La alternativa a estos materiales son los aislantes naturales, tales como el corcho, el algodón, la lana de oveja, la celulosa, el cáñamo, la arcilla expandida, la perlita, entre muchos otros. De todos ellos, el corcho reúne una gran cantidad de propiedades y ventajas que lo convierten en uno de nuestros aislantes favoritos para remplazar a los aislantes sintéticos que hemos venido utilizando estos últimos años. 

Producto natural.- el corcho es un producto natural, reutilizable y reciclable cuya explotación ayuda a conservar los bosques de alcornoques, garantizando el empleo de materias primas nacionales. Su elaboración consiste en un sencillo proceso de fabricación mediante el cual se tritura la materia prima y se cuece en vapor de agua obteniendo de este modo un aglomerado de corcho 100% natural al no requerir añadir ningún otro producto. 

Aislante térmico.- aunque la resistencia térmica (1,15 m².K/W) sea un 25-30% inferior al de aislantes sintéticos como el poliuretano o el poliestireno extruido, el aglomerado de corcho reúne otras características que a la larga lo convierten en un material idóneo y ventajoso. 

Aislante acústico.- el corcho, con una densidad superior a otros aislamientos, 105 Kg/m³, es un buen absorbente acústico que funciona de tres formas, como aislamiento del sonido aéreo, eliminando el ruido de la calle, como elemento antivibratorio, absorbiendo los ruidos producidos por impactos, golpes o pisadas y como superficie absorbente del sonido disminuyendo el eco generado en grandes espacios. 

Transpirabilidad.- al contrario del poliuretano o el poliestireno, el aglomerado de corcho instalado en el interior de los cerramientos permite la transpiración de la edificación evitando de esta forma las condensaciones en los paramentos interiores. 

Alta resistencia mecánica.- Es un material flexible y resistente que facilita su manipulación, adaptándose mejor a superficies curvas.

Comportamiento ante la humedad.- la humedad en el interior de un material disminuye sus propiedades aislantes, el corcho aunque no es estanco a la misma, presenta un pequeño porcentaje de poros que la acumulen, manteniendo de esta forma sus condiciones aislantes en todo momento.

Comportamiento al fuego.- El corcho es un material ignífugo, catalogado como difícilmente combustible y de producirse tras cuarenta minutos de exposición directa, en su combustión no libera gases tóxicos como sucede con muchos de los aislamientos sintéticos.

 Resistencia a los agentes químicos.- El corcho y sus aglomerados son sustancias muy inertes a la acción de los agentes químicos y por ello muy duraderos y reutilizables una vez finalizada la vida de la construcción. 

Inatacables por roedores, insectos y microorganismos.- Sus propiedades físicas lo convierten en un material duradero que no se verá afectado por los ataques de roedores, insectos o microorganismos, sin necesidad de añadirle ningún tipo de aditivo. 

Por todo ello podemos afirmar que el empleo de este material como aislante natural contribuirá al bienestar de los usuarios, así como garantizará la sostenibilidad evitando el deterioro del entorno y elevados gastos energéticos en los procesos de fabricación.

Ficha características aglomerado corcho expandido


¿Por qué no se construye más con madera?

Todos estamos de acuerdo en que la madera es un material noble, agradable al tacto, resistente y con mayores propiedades aislantes que el hormigón o el ladrillo,  sin embargo su uso en la construcción lo limitamos a encofrados, construcciones auxiliares, carpinterías y acabados interiores. La falsa creencia de que se trata de un material no apto para exteriores, quizás debido a un mal empleo motivado por la falta de experiencia, ha llevado a limitar su empleo.

Recién llegado de viaje por Noruega, me sorprende que con un clima bastante más extremo que el nuestro, la mayoría de las edificaciones utilicen como base este material. Construcciones centenarias sobreviven al paso del tiempo mientras que nuestros edificios construidos con materiales “modernos” no durarán más dos o tres generaciones.

El empleo racional de la madera evitando deforestaciones al alternar las talas con la plantación de árboles, permitirá convertir la construcción con madera uno de los sistemas de construcción más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.


Ventilación mecánica higrorregulable 17

Con la entrada en vigor del Código Técnico, en su documento Básico de Salubridad, sección HS3 (CTE DB-HS3) se especifica la  obligatoriedad de disponer un sistema de ventilación con las características definidas en dicha normativa. Si bien en vivienda colectiva es más evidente su instalación, en edificaciones unifamiliares resulta complejo convencer a la propiedad, constructor e incluso a los técnicos de las ventajas que supone esta instalación, y lo cierto es que transcurridos más de dos años de la entrada en vigor del DB-HS3, en la mayoría de las viviendas unifamiliares construidas durante este periodo no se ha instalado ningún sistema de ventilación, inclumpliéndose claramente esta normativa y en algunas de las viviendas donde se ha instalado el equipo de extracción, no se han dispuesto las entradas de aire necesarias.

Un sistema de ventilación higrorregulable nos permite la regulación automática de los caudales de renovación en las entradas de aire del exterior y las bocas de extracción en función del nivel de humedad en las estancias.

  1. Entradas de aire higrorregulables de caudal variable en locales secos (comedor, sala de estar y dormitorios)
  2. Bocas de extracción higrorregulabes de caudal variable en locales húmedos (cocina, baños y aseos)
  3. Red de conductos de extracción oculto por falsos techos, bajo cubierta, etc…
  4. Grupo de extracción oculto bajo falsos techos, en bajo cubierta, cuarto de instalaciones, etc…
  5. Salida de tejado en cubierta.

Las bocas de extracción higrorregulables de los baños deberán estar dotadas de un detector de presencia que active el caudal máximo cuando se detecte presencia en la estancia.

La instalación de un sistema de ventilación nos proporcionara entre otras, las siguientes ventajas:

  • Garantizar una calidad de aire interior adecuada, renovando constantemente el aire y eliminando el aire viciado.
  • Eliminar el ruido exterior al no ser necesario abrir las ventanas para ventilar.
  • Evitar las molestias producidas por circulaciones de aire descontroladas.
  • Reducir el gasto energético en calefacción, al resultar más fácil calentar un aire con menos humedad.

Si el sistema de ventilación que instalemos es higroregulable tendremos las siguientes ventajas añadidas:

  • Un mayor ahorro Energético, al ventilar los locales donde es necesario; el sistema permite una disminución del caudal global de ventilación.
  • Eliminar los riesgos de condensación, las bocas de extracción y las entradas de aire, al ajustar los caudales de ventilación en función de la humedad ambiente de cada local, ventilan cuando y donde es necesario.

Como inconvenientes de la instalación de un sistema de ventilación higrorregulable podríamos destacar:

  • El tamaño de las rejillas a instalar, que si bien no resultan excesivamente grandes, destacarán por la falta de hábito.
  • Lógicamente a la hora construirse una vivienda, todos los gastos cuentan, y la ventilación sea o no higrorregulable no supone un inversión amortizable a corto plazo.

Durante el preceso de instalación del sistema de ventilación deberemos tener en cuenta que aunque el equipo de extracción es bastante silencioso, resulta recomendable montarlo en zonas alejadas de dormitorios e incluso disponerlo en un habitáculo aislado acústicamente. El aplastamiento de los conductos durante la instalación puede producir silbidos en las rejillas de extracción, deberemos inspeccionar los conductos antes de proceder a ocultarlos bajo el falso techo.


Energía solar pasiva, base de una arquitectura sostenible

Motivados por el evidente cambio climático y el incremento del precio de los carburantes fósiles, las sociedades consumistas han comenzado en pequeña medida a preocuparse por lograr una arquitectura más sostenible que respete el medio ambiente y aproveche los recursos naturales sin agotar sus límites de renovación, preservando de este modo los recursos para las futuras generaciones.

Después de haber sufrido varias décadas de retroceso con la llegada del “progreso” a la construcción, valores como los condicionantes climáticos y los ecosistemas del entorno en el que se construyen los edificios vuelven a tenerse en cuenta al objeto de obtener el mayor rendimiento con un menor impacto. Se vuelve a priorizar la utilización de la energía solar pasiva en el diseño de las edificaciones.

A la hora de realizar el diseño de una edificación, factores como la orientación, la morfología, los materiales a emplear y la ubicación en el terreno nos permitirán aprovechar al máximo los rayos solares para calentar el interior y protegernos de ellos para evitar sobrecalentamientos, permitiendo mantener unas condiciones de bienestar en el interior de los edificios y reducir al el uso de sistemas de climatización tradicionales.

Vivienda en As Patiñas, Oleiros (infografía)

En la vivienda representada hemos proyectado un salón-comedor de doble altura orientado hacia el sur que se corresponde con la zona de disfrute de la parcela. Si bien la disposición de estos grandes ventanales podría convertir el interior de la vivienda en un invernadero con el consiguiente sobrecalentamiento durante la época estival, la disposición de unas económicas lamas de madera en los ventanales superiores permite regular el paso de los rayos solares, evitando soleamiento interior durante los meses de verano y permitiendo el soleamiento en los meses más fríos, sin impedir la visión hacia el exterior. En los ventanales inferiores que facilitan el acceso al exterior, se proyecta una pérgola que cubierta mediante toldos correderos en verano, impide la exposición directa del sol y genera un espacio de sombra exterior, y plegados en invierno permiten la entrada de los rayos solares.

Al objeto de evitar el enfriamiento durante la noche se poryectan persianas motorizadas que limitarán la pérdida calorífica debida a la gran superficie acristalada.

El empleo del sol como fuente de energía es tan antiguo como la necesidad del ser humano de construir. Tener en cuenta el empleo de la energía solar pasiva durante la fase de proyecto no supondrá incremento en el coste final de la obra y permitirá lograr una vivienda más confortable con un menor gasto energético en sistemas de calefacción.


Termoarcilla, economía y sostenibilidad

En vivienda unifamiliar, habitualmente se proyectan espacios con dimensiones que permiten el empleo de muros portantes como elementos de sustentación, duplicar la estructura supone un incremento de coste que no siempre está justificado. Desde hace tiempo, cuando el diseño nos lo permite, utilizamos fábrica de termoarcilla como elemento portante, a la vez que solventamos la transmisión de las cargas estructurales, incrementamos el aislamiento de la vivienda.

Si bien la fábrica de termoarcilla resulta más cara que una tabiquería tradicional de ladrillo, el empleo de una fábrica de ladrillo semimacizo como elemento estructural  resulta más caro.

La termoarcilla es material cerámico obtenido de la mezcla de arcilla y componentes granulares que se gasifican durante la cocción, proporcionando una porosidad uniforme que mejora sus propiedades. Son muchas las ventajas que se le atribuyen a este material, entre ellas destacan:

Termoarcilla

  • Resistencia mecánica. La estructura de celdillas resultante de la gasificación de los elementos granulares, unida al machihembrado de los bloque de termoarcilla que elimina las juntas verticales confieren una resistencia muy superior a un tabique tradicional de ladrillo.
  • Buen comportamiento como aislamiento térmico y acústico gracias a la porosidad del bloque.
  • Elevada resistencia al fuego.
  • Buen comportamiento como barrera a la transmisión de humedad por capilaridad debido a la interrupción de los capilares por las celdillas. Teniendo en cuenta, lógicamente que la misión de impermeabilización estará encomendada al recubrimiento exterior.
  • Posibilidad de empleo como muro monocapa en espesores de 29 cm o superiores, aunque nosotros no recomendamos este uso.
  • Eliminación de condensaciones superficiales. Al tratarse de un material con unas propiedades aislantes superiores a un tabique tradicional, la temperatura superficial interior está más próxima a la de la estancia y la probabilidad de que se produzcan condensaciones se reduce considerablemente.
  • Mayor rapidez en el proceso de construcción. Las dimensiones de los bloques de termoarcilla y su sistema de colocación permiten incrementar el rendimiento de los operarios.

Teniendo en cuenta las cualidades térmicas y el proceso de fabricación de la termoarcilla, podemos indicar que su uso racional garantiza la disminución del consumo de recursos naturales, constituyendo un paso hacia la arquitectura sostenible.


Suelo radiante, sistema económico, limpio y saludable, un paso hacia la arquitectura sostenible. 8

Cuando hablamos de suelo radiante, fundamentalmente consideramos dos tipos de instalaciones, la eléctrica, ya sea hilo o folio radiante y la de tubo de agua. El suelo radiante eléctrico lo recomendamos más para pequeños locales ó rehabilitación de vivienda donde estamos limitados en espacio.

Si uno de nuestros objetivos es lograr la construcción de vivienda sostenible, consideramos más interesante el empleo de suelo radiante por agua, que teniendo en cuenta que su menor consumo y la posibilidad de empleo de energías renovables nos permitirá amortizar su instalación.

Cada vez es mayor el número de nuestros clientes que acaban instalando suelo radiante en sus viviendas. Si bien en algunos casos puntuales no recomendamos su empleo, por lo general nuestro criterio es la instalación de este sistema de transmisión de calor puesto que las ventajas que nos aporta son muy superiores a los inconvenientes que se nos pueden ocurrir, casi todos remediables.

Ventajas:

Posibilidad de empleo de energías alternativas. Al funcionar con bajas temperaturas nos posibilita el empleo de energía solar o cualquier otra energía renovable que surja en un futuro.

Reducción o eliminación de las temperaturas excesivas de paredes y techos, logrando un ahorro de energía en la vivienda.

Estética y liberación de espacios en la vivienda.

Mayor limpieza de paredes. Los radiadores tradicionales, generan corrientes de aire por convección que acaban ennegreciendo las paredes en la parte superior de los radiadores.

El suelo radiante al no generar corrientes de aire por trabajar con bajas temperaturas evita problemas de salud en personas alérgicas o asmáticas al no remover el polvo.

Posibilidad de utilización como sistema de enfriamiento en verano, haciendo circular agua fresca en lugar de caliente y evitando que se reseque el ambiente como ocurre en un sistema tradicional de aire acondicionado.

Distribución ideal del calor. Teniendo en cuenta que el calor en los pies produce bienestar mientras que a nivel de la cabeza lo contrario, se considera que la calefacción por suelo radiante es la que más se acerca a la distribución ideal de temperaturas. En otros tipos de sistemas de calefacción la temperatura del suelo es inferior a la del techo, provocando una acumulación de calor donde menos se necesita y los conocidos dolores de cabeza por exceso de calor.

Distribución uniforme del calor, eliminando las zonas fías o excesivamente calientes y generando una emisión de calor muy uniforme en toda la vivienda.

Se trata de una instalación silenciosa al no existir aparatos mecánicos en el interior de la zona habitable de la vivienda.

La gran inercia térmica nos permite mantener la zona habitable caliente o fría durante un prolongado periodo de tiempo en caso de producirse un fallo en el sistema, ya sea una avería o un corte de suministro de energía.

En cuanto a la seguridad, teniendo en cuenta que se trabaja con temperaturas muy inferiores a los radiadores tradicionales, se evitan quemaduras por contacto con los mismos, así como golpes con las esquinas.

Desventajas:

El mayor coste inicial de la instalación, supone uno de los factores más determinantes a la hora de descartar este sistema (de 3.000 a 4.000 euros más que un sistema tradicional de radiadores, para una vivienda unifamiliar de dimensiones medias), aunque deberá tenerse en cuenta la amortización con el paso del tiempo, es indudable que de partida supone una mayor inversión.

El Incremento del espesor del pavimento puede llegar a ser un problema si contamos con una altura limitada.

El incremento de peso que supone el recrecido de mortero puede llegar a ser un problema en las obras de reforma que no han sido calculadas para soportar grandes cargas.

La inercia térmica que genera puede desaconsejar el uso de este tipo de calefacción en segundas residencias, en las que se produzca un uso puntual de la instalación (fines de semana).

En viviendas de dimensiones muy pequeñas, el empleo de este tipo de sistemas conlleva un tiempo de amortización más elevado, desaconsejándola en algunos casos.

No se recomienda la instalación de determinados pavimentos como maderas gruesas, PVC o cualquier pavimento aislante.

Existe la falsa creencia de que el suelo radiante produce varices; si consideramos que este tipo de instalación funciona con agua a baja temperatura, (el agua circula por los tubos entre 35 y 45 ºC, el suelo se mantiene entre 20 y 28 ºC y el ambiente entre 18 y 22 ºC) podemos afirmar que la temperatura del suelo no ocasiona ningún prejuicio a nuestro organismo. Quizás alguna instalación de suelo radiante mal ejecutada funcionando a temperaturas muy altas a llevado a difundir dicha creencia.

También algunas personas consideran que al ser una instalación enterrada bajo el pavimento, cualquier tipo de avería podría ser catastrófica a la hora de realizar una reparación. Cierto es que todas las instalaciones deberán ser testeadas previamente al tapado de las tuberías, y que de existir alguna fuga sería solventada previamente, con lo cual todas las averías que pudiesen producirse serian fruto de una actuación directa y puntual sobre la tubería, con lo cual estaría localizada.  Un factor importante será que la instalación sea realizada por profesionales con experiencia en la realización de este tipo de instalaciones.

Por todo ello consideramos que el suelo radiante es un sistema económico, limpio y saludable recomendando su instalación en la mayoría de las viviendas.