vivienda moderna


Vivienda unifamiliar en Chamín, Arteixo

Os presentamos hoy nuestro último proyecto, una vivienda unifamiliar en Santa Eulalia de Chamín, en el ayuntamiento de Arteixo, muy próxima a la playa de Barrañán. En este caso hemos comenzado por la redacción del proyecto básico, algo poco habitual en las viviendas unifamiliares, dado que el proyecto requerirá el informe previo de la comisión provincial de patrimonio  al encontrarse dentro del “ámbito de protección de xacementos castrexos”, por su proximidad al castro de Vioño.

La parcela presentaba una serie de condicionantes fundamentales a los que hemos tratado de dar solución con nuestra propuesta, adaptándonos a dichos condicionantes y a las necesidades de la propiedad.

Se trata de una parcela de unos 1.800 m² en la que lo primero que llama la atención son las excelentes vistas a la playa de Barrañán, pero dichas vistas corresponden con la orientación norte, lo cual supone un inconveniente, desde el punto de vista energético, si queremos generar grandes superficies acristaladas en esa zona, pero a su vez aporta la ventaja de poder volcar la vivienda a las vistas sin necesidad de proteger los grandes ventanales de la radiación solar. Además en el entorno de la parcela existen tres viviendas que podrían generar problemas de privacidad si no se tienen en cuenta a la hora de la elección de la implantación de la vivienda. También será importante tener en cuenta que la parcela tiene una pendiente más o menos constante de en torno al 8% cayendo en dirección sur-norte, hacia las vistas, además de existir un importante desnivel desde el camino de acceso hasta la parcela, que se encuentra más baja en una altura que varía en su frente desde 60 cm hasta 2,10 m.

Una vez estudiados todos estos condicionantes y las necesidades de la propiedad se plantea una vivienda que se desarrolla casi toda en planta baja, con la única excepción del dormitorio principal, situado en planta primera junto con su baño, vestidor y una pequeña terraza orientada al este para disfrutarla en los desayunos. Todas las estancias de la planta baja se orientarán a las vistas, generando así una vivienda de marcado carácter longitudinal, muy abierta en el lado norte y muy cerrada en el lado sur, el del acceso. En esta planta se desarrollarán la cocina-office, el estar-comedor y dos dormitorios, además de las correspondientes estancias de servicio (baño, aseo, lavandería y despensa).

Aparece además un elemento en L, que responde al tema comentado de la privacidad, impidiendo la visión directa de la vivienda contigua sobre la parcela, al que se le dará un uso de comedor de invierno y que puede funcionar como porche al dotarse de grandes acristalamientos correderos. Los acristalamientos de esta estancia al igual que los de toda la vivienda serán acristalamientos bajo emisivos para mejorar su rendimiento energético, dado que se trata de huecos orientados mayoritariamente al norte.

Es en el lado norte de la parcela donde se generará la zona de disfrute de la misma, con una plataforma elevada de madera y una piscina desbordante, para aprovechar el desnivel y generar la menor cantidad posible de movimientos de tierras y el menor impacto sobre el terreno.

Vivienda unifamiliar en Chamín, Arteixo


Vivienda moderna, menor coste sin renunciar a la calidad

Existe la falsa creencia de considerar que la construcción de una vivienda moderna resulta más costoso que la de una vivienda tradicional, tal vez porque equiparamos vivienda moderna a vivienda con acabados lujosos y grandes superficies; sin embargo la optimización de volúmenes y el empleo de nuevos sistemas constructivos permite reducir el coste de construcción sin mermar la calidad del producto final.

Sección constructiva viviendaEn una vivienda tradicional las cubiertas se disponen con pendiente para desalojar el agua de la lluvia, generando en el interior de la misma un incremento de volumen innecesario para el uso habitual y muchas veces obligando a reducir mediante falsos techos las excesivas alturas generadas por la inclinación de la cubierta. La aparición en el mercado de nuevos productos que permiten garantizar la impermeabilidad de las cubiertas planas con un coste de ejecución razonable, están facilitado la proliferación de viviendas con este tipo de cubiertas.

En el pasado, con la aparición del hormigón en la construcción se ha ido sustituyendo el tradicional empleo de gruesos muros de carga por pilares de hormigón y forjados, lo cual aparentemente nos daba mayor libertad de creación logrando obtener mayores luces y reduciendo notablemente la superficie ocupada por dichos muros. Sin embargo en la construcción de una vivienda unifamiliar las luces necesarias no son elevadas, lo cual nos permite emplear muros de carga de termoarcilla con menores espesores que los de antaño y mayor aislamiento térmico, a la vez que conforman la estructura de la vivienda, determinan las divisiones de la misma.

Las tradicionales cimentaciones de zapatas y vigas riostras con sus correspondientes forjados autoportantes pueden ser sustituidas por forjados sanitarios ventilados mediante el empleo de elementos de polipropileno a modo de encofrado perdido, con el consiguiente ahorro en el coste de ejecución de la cimentación.

En divisiones horizontales y elementos estructurales de cubierta, la sustitución de los tradicionales forjados unidireccionales por losas macizas de hormigón, con menor espesor y mayor aislamiento acústico nos permiten simplificar la estructura y reducir las horas de mano de obra.

El coste final de la vivienda vendrá determinado por los acabados que utilicemos. Conviene no confundir la calidad con el lujo, al igual que el empleo de una plaqueta de 150 €/m² no nos aporta mayor calidad, la instalación de videoportero, bañera de hidromasaje, doble acristalamiento o tarima de madera, a pesar de lo que digan muchos vendedores, no convierte una edificación en vivienda de lujo.